Presidente John F. Kennedy
10 de junio de 1963

Presidente Anderson, miembros del equipo docente, miembros del consejo de administración, distinguidos invitados, mi antiguo compañero, senador Bob Byrd, que obtuvo su título a fuerza de asistir muchos años a la escuela nocturna de derecho, mientras que yo voy a conseguir el mío en los próximos 30 minutos, distinguidos invitados [sic], señoras y caballeros:

Con gran orgullo participo en esta ceremonia de la American University, patrocinada por la Iglesia Metodista, fundada por el obispo John Fletcher Hurst, e inaugurada por el presidente Woodrow Wilson en 1914. Esta es una universidad joven en crecimiento, pero ya ha cumplido la esperanza visionaria del obispo Hurst respecto del estudio de la historia y los asuntos públicos en una ciudad dedicada a hacer historia y resolver los asuntos de la sociedad. Al patrocinar esta institución de educación superior para todos aquellos que desean aprender, con independencia de su color o su religión, los metodistas de esta zona y de toda la Nación se han ganado el agradecimiento de todo el país, y felicito aquienes se gradúan hoy.

El catedrático Woodrow Wilson dijo una vez que cualquier hombre que salga de una universidad debe ser un hombre de su nación y también un hombre de su tiempo. Yo confío en que los hombres y las mujeres que tienen el honor de graduarse de esta institución seguirán prestando, con sus vidas, con su talento, un elevado grado de servicio público y apoyo a la sociedad.

«Hay pocas cosas terrenales más bellas que una universidad», escribió John Masefield en su homenaje a las universidades inglesas. Y sus palabras son igualmente ciertas hoy. No se refería a agujas o torres, a las praderas del campus ni a los muros cubiertos de hiedra. Admiraba la espléndida belleza de la universidad, decía, porque era «un lugar donde quienes detestan la ignorancia pueden esforzarse por saber, donde quienes perciben la verdad pueden esforzarse por que otros la conozcan».

Por consiguiente, he elegido este momento y este lugar para hablar de un tema respecto del que sigue abundando la ignorancia y casi nunca se percibe la verdad. Sin embargo, se trata del tema más importante de la Tierra: la paz mundial.

¿A qué tipo de paz me refiero? ¿Qué tipo de paz queremos conseguir? No una Pax Americana impuesta al mundo por el armamento de guerra estadounidense. No la paz de la tumba ni la seguridad del esclavo. Estoy hablando de la paz genuina, del tipo de paz que hace que la vida en la Tierra merezca la pena ser vivida, del tipo que permite que los hombres de todas las naciones crezcan en la esperanza y construyan una vida mejor para sus hijos (no solo la paz para los estadounidenses, sino para todos los hombres ymujeres), no solo paz en nuestro tiempo sino paz para todos los tiempos.

Hablo de la paz porque la guerra ahora tiene otro rostro. La guerra total no tiene sentido en una época en que las grandes potencias pueden mantener arsenales nucleares numerosos y relativamente invulnerables, y se niegan a rendirse sin recurrir aesos arsenales. No tiene sentido en una época en que una sola arma nuclear contiene casi diez veces la potencia explosiva generada por todas las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial. No tiene sentido en una época en que los venenos mortales producidos por un intercambio nuclear serían arrastrados por el viento y el agua, y se depositarían y sembrarían hasta en los confines del planeta, afectando a generaciones que aún no han nacido.

Hoy, el gasto de miles de millones de dólares todos los años en armas adquiridas para asegurarnos de que jamás haya que usarlas es esencial para mantener la paz. Pero es obvio que la adquisición de estas existencias no utilizadas, capaces solo de destruir y nunca de crear, no es el único medio de garantizar la paz, y mucho menos el más eficaz.

Hablo de paz, por tanto, como la finalidad racional necesaria del ser humano racional. Me doy cuenta de que la búsqueda de la paz no es tan drástica como la búsqueda de la guerra, y de que, a menudo, las palabras de quien lucha por conseguirla caen en saco roto. Pero no tenemos una labor más urgente.

Hay quienes afirman que es inútil hablar de la paz mundial o de la ley mundial o del desarme mundial… y que será inútil hasta que los líderes de la Unión Soviética adopten una actitud más inteligente. Espero que lo hagan. Estoy convencido de que podemos ayudarles a hacerlo. Pero también considero que tenemos que revisar nuestra propia actitud, como personas y como Nación, porque nuestra actitud es tan esencial como la suya. Y cada graduado de esta escuela, cada ciudadano reflexivo que se desespere ante la guerra y desee la paz, debe empezar por mirar en su interior, por revisar su propia actitud respecto de las posibilidades de paz, respecto de la Unión Soviética, respecto del curso de la guerra fría y respecto de la libertad y la paz aquí, en nuestro país.

En primer lugar, vamos a estudiar nuestra actitud hacia la paz en sí. Demasiados de nosotros pensamos que es imposible. Demasiados la consideran irreal. Pero esta es una creencia peligrosa y derrotista. Lleva a la conclusión de que la guerra es inevitable, de que la humanidad está sentenciada, de que estamos atrapados por fuerzas que no podemos controlar.

No tenemos por qué aceptar este punto de vista. Nuestros problemas los ha creado el hombre y, por consiguiente, el hombre los puede resolver. Y el ser humano puede ser tan grande como desee. Ningún problema del destino humano está fuera del alcance del ser humano. La razón y el espíritu del hombre a menudo han solucionado lo que parecía no tener solución. Y estamos convencidos de que pueden volver a hacerlo.

No me refiero al concepto absoluto e infinito de la paz y la buena voluntad universales con que sueñan algunas fantasías y algunos fanáticos. No niego el valor de la esperanza y de los sueños, pero si este es nuestro único objetivo inmediato, no estaremos sino conjurando el desánimo y la incredulidad.

En cambio, vamos a centrarnos en una paz más práctica y alcanzable, que no se fundamente en una revolución repentina de la naturaleza humana, sino en la evolución gradual de las instituciones humanas, en una serie de acciones concretas y acuerdos eficaces que redundan en interés de todos los afectados. No hay una clave única y simple para conseguir esta paz. No hay ninguna fórmula mágica o grandiosa que una de las dos potencias pueda adoptar. La paz genuina debe ser el producto de muchas naciones, la suma de muchos actos. Debe ser dinámica, no estática, y cambiar para asumir los desafíos de cada nueva generación. Porque la paz es un proceso, una forma de solucionar los problemas.

Con una paz así, seguirá habiendo disputas y conflictos de intereses, como sucede con las familias y las naciones. La paz mundial, como la paz en la sociedad, no requiere que cada hombre ame a su vecino, sino solamente que vivan juntos en tolerancia mutua, y que diriman sus controversias de forma justa y pacífica. La historia nos enseña que las enemistades entre naciones, al igual que entre personas, no duran para siempre. Por muy inquebrantables que nos parezcan nuestros gustos y aversiones, el paso del tiempo y los acontecimientos a menudo introducirán cambios sorprendentes en las relaciones entre naciones y vecinos.

Así que debemos perseverar. La paz no tiene por qué ser impracticable, yla guerra no tiene por qué ser inevitable. Definiendo nuestro objetivo con más claridad, haciendo que parezca más manejable y menos remoto, podemos ayudar a todas las personas a verlo, aextraer esperanza de él, y a moverse hacia él de forma irresistible.

En segundo lugar, vamos a revisar nuestra actitud hacia la Unión Soviética. Resulta desalentador pensar que sus líderes crean de verdad lo que escriben sus propagandistas. Es desalentador leer un texto soviético reciente escrito por una autoridad en estrategia militar y descubrir, en una página tras otra, un montón de afirmaciones completamente infundadas e increíbles, como el argumento de que «los círculos imperialistas estadounidenses se están preparando para desencadenar distintos tipos de guerras [...] que existe una amenaza real de que los imperialistas estadounidenses lancen una guerra preventiva contra la Unión soviética [...] [y que] los objetivos políticos de los imperialistas estadounidenses consisten en esclavizar económica y políticamente a los países europeos y otros países capitalistas [...] [y] conseguir dominar el mundo [...] por medio de guerras agresivas».

Desde luego, como quedó escrito hace mucho tiempo: «Huye el malvado sin que nadie le persiga». No obstante, es triste leer estas afirmaciones soviéticas, darse cuenta del abismo que nos separa. Sin embargo, también es una advertencia. Una advertencia para que los estadounidenses no caigamos en la misma trampa que los soviéticos, para que no tengamos solamente una visión distorsionada y desesperada del otro bando, para que no consideremos que el conflicto es inevitable, el acuerdo imposible, y la comunicación nada más que un intercambio de amenazas.

Ningún gobierno ni sistema social es tan malvado que sus gentes deban considerarse carentes de toda virtud. Como estadounidenses, consideramos el comunismo profundamente repugnante porque niega la libertad y la dignidad de la persona. Pero igualmente podemos reconocer al pueblo ruso por sus numerosos logros: en la ciencia, en el espacio, en crecimiento económico e industrial, en cultura y en actos de valentía.

Entre los numerosos rasgos que las personas de nuestros dos países tienen en común, ninguno es más intenso que el aborrecimiento mutuo de la guerra. En una situación prácticamente única entre las principales potencias mundiales, jamás hemos estado en guerra contra ellos. Y ninguna nación ha sufrido más en toda la historia bélica que la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Al menos 20 millones de ellos perdieron la vida. Millones incontables de casas y granjas se quemaron o saquearon. Una tercera parte del territorio de la nación, incluidos casi dos tercios de su base industrial, se convirtieron en un páramo baldío; una pérdida equivalente a la devastación de todo el territorio de este país al este de Chicago.

En la actualidad, si se volviese a declarar una guerra total (con independencia de cómo sucediera) nuestros dos países se convertirían en los objetivos principales. Es un hecho simbólico, pero exacto, que las dos potencias más fuertes son las que corren mayor peligro de quedar devastadas. Todo aquello que hemos construido, todo aquello por lo que hemos trabajado, quedaría destruido en las primeras 24 horas. E incluso en la guerra fría, que impone cargas y riesgos a tantas naciones, incluidos los aliados más próximos de esta Nación, nuestros países son los que soportan la carga más pesada. Porque ambos estamos dedicando a armas cantidades ingentes de dinero que sería mejor dedicar a combatir la ignorancia, la pobreza o la enfermedad. Ambos estamos atrapados en un círculo vicioso ypeligroso en el que la sospecha de un bando genera sospecha en el otro, ylas nuevas armas engendran armas para contrarrestarlas.

En pocas palabras, tanto los Estados Unidos como sus aliados, como la Unión Soviética y sus aliados, tienen un interés profundo y mutuo en que exista una paz justa ygenuina y en detener la carrera armamentística. Los acuerdos en este sentido redundan en interés de la Unión Soviética igual que en el nuestro. Podemos confiar en que incluso las naciones más hostiles aceptarán y respetarán aquellas obligaciones de los tratados, yúnicamente aquellas obligaciones de los tratados, que redunden en su propio interés.

Así pues, no seamos ciegos a nuestras diferencias, pero dirijamos también la atención a nuestros intereses comunes y a los medios que nos pueden permitir resolver esas diferencias. Y aunque no podamos poner fin ahora mismo a nuestras diferencias, al menos podremos ayudar a que el mundo sea seguro para la diversidad. Porque el análisis final es el siguiente: nuestro vínculo común más básico es que todos vivimos en este pequeño planeta. Todos respiramos el mismo aire. Todos apreciamos el futuro de nuestros hijos. Y todos somos mortales.

En tercer lugar, vamos a plantearnos de nuevo nuestra actitud respecto de la guerra fría, sin olvidar que esto no es un debate escolar, en el que el objetivo es conseguir puntos. No estamos distribuyendo culpas ni señalando con el dedo acusador. Debemos tratar con el mundo tal y como es, y no como podría haber sido si la historia de los últimos 18 años hubiera sido distinta.

Por consiguiente, tenemos que perseverar en nuestra búsqueda de la paz con la esperanza de que se produzcan cambios constructivos en el seno del bloque comunista que pongan a nuestro alcance soluciones que ahora nos parecen ajenas a nuestro control. Debemos gestionar nuestros asuntos de tal forma que acordar una paz genuina se convierta en un interés genuino de los comunistas. Por encima de todo, y sin dejar de defender nuestros propios intereses vitales, las potencias nucleares deben evitar aquellas confrontaciones que obliguen al adversario a elegir entre una retirada humillante o una guerra nuclear. Porque adoptar ese tipo de derrotero en la era nuclear solamente pondría de manifiesto la quiebra de nuestra política, oel deseo de la muerte colectiva para el mundo.

Para proteger estos fines, las armas de los Estados Unidos no son provocadoras, se controlan minuciosamente, están diseñadas para disuadir yse pueden utilizar selectivamente. Nuestras fuerzas armadas están comprometidas con la paz y ejercen un autocontrol disciplinado. Nuestros diplomáticos tienen instrucciones de evitar agravios innecesarios y la hostilidad puramente retórica.

Porque podemos lograr relajar la tensión sin relajar nuestra guardia. Y,por nuestra parte, no necesitamos recurrir a amenazas para demostrar que somos resueltos. No necesitamos interferir las emisiones extranjeras por temor de que se erosione nuestra fe. No estamos dispuestos a imponer nuestro sistema a gentes que no están dispuestas aaceptarlo, pero estamos en disposición y somos capaces de entrar en una competencia pacífica con cualquier pueblo de la Tierra.

Entretanto, procuramos reforzar la Organización de las Naciones Unidas, ayudar aresolver sus problemas financieros, convertirla en un instrumento más eficaz para la paz, desarrollarla para que se transforme en un sistema de seguridad mundial genuino, un sistema capaz de resolver las disputas basándose en la ley, de garantizar la seguridad de grandes y pequeños por igual, y de crear las condiciones que permitan abolir las armas en último término.

Al mismo tiempo, procuramos mantener la paz en el seno del mundo no comunista, donde muchas naciones, todas ellas nuestras amigas, están divididas respecto a problemas que debilitan la unidad occidental, incitan a la intervención comunista o amenazan desembocar en una guerra. Nuestros esfuerzos en Nueva Guinea Occidental, en el Congo, en Oriente Medio y en el subcontinente indio han sido persistentes y pacientes a pesar de las críticas de ambos bandos. También hemos intentado servir de ejemplo a los demás, tratando de ajustar las diferencias pequeñas pero importantes con nuestros vecinos más próximos, México y Canadá.

Y hablando de otras naciones, deseo dejar claro un aspecto. Estamos vinculados anumerosas naciones por medio de alianzas. Esas alianzas existen porque nuestras preocupaciones y las suyas son, en gran medida, coincidentes. Nuestro compromiso de defender Europa Occidental y Berlín Occidental, por ejemplo, se mantiene intacto a causa de la identidad de nuestros intereses vitales. Los Estados Unidos no pactarán nada con la Unión Soviética a expensas de otras naciones y otros pueblos, no solo porque son nuestros socios, sino también porque nuestros intereses y los suyos convergen.

Nuestros intereses convergen, sin embargo, no solo en lo tocante a defender las fronteras de la libertad, sino también a recorrer los caminos de la paz. Nuestra esperanza, y la finalidad de las políticas aliadas, es convencer a la Unión Soviética de que también ella debe permitir que cada nación decida su propio futuro, siempre y cuando esa elección no interfiera con las decisiones de las demás. El intento de los comunistas de imponer su sistema económico y político a los demás es la principal causa de tensión mundial en la actualidad. Porque de lo que no cabe duda es de que, si todas las naciones se abstuvieran de interferir en la autodeterminación de las demás, sería mucho más sencillo garantizar la paz.

Para ello se necesitará un nuevo esfuerzo que permita lograr el derecho mundial, un nuevo contexto para los debates mundiales. Se necesitará un mayor entendimiento entre los soviéticos y nosotros. Y para lograr un mayor entendimiento se necesitarán más contactos y más comunicación. Un paso en esta dirección es la propuesta de una línea directa entre Moscú y Washington, a fin de evitar, por ambas partes, los peligrosos retrasos, malentendidos y malinterpretaciones de las acciones de la otra parte que pueden suceder en momentos de crisis.

También hemos hablado en Ginebra sobre otras medidas que constituyen el primer paso para controlar el armamento, diseñadas para limitar la intensidad de la carrera armamentística y reducir los riesgos de una guerra accidental. Nuestro primer interés alargo plazo en Ginebra es, sin embargo, el desarme completo y generalizado; diseñado en una serie de fases que permitan desarrollos políticos paralelos destinados a construir las nuevas instituciones de la paz que deberán sustituir a las armas. La consecución del desarme ha sido un esfuerzo de este Gobierno desde la década de 1920. Las tres administraciones anteriores han tratado de conseguirlo con urgencia. Y por tenues que parezcan nuestras posibilidades en este momento, es nuestra intención continuar con este esfuerzo, continuar con él para que todos los países, incluido el nuestro, puedan comprender cuáles son los problemas y las posibilidades del desarme.

El área más importante de estas negociaciones en la que se puede ver el final, pero que es imperativo reanudar desde cero, es un tratado para prohibir los ensayos nucleares. La conclusión de ese tratado, tan próxima y, sin embargo, tan lejana, controlaría la espiral de la carrera armamentística en uno de sus aspectos más peligrosos. Situaría a las potencias nucleares en una posición que les permitiera abordar con más eficacia uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el ser humano en 1963: la proliferación de armas nucleares. Aumentaría nuestra seguridad, y reduciría las probabilidades de guerra. Sin duda, este objetivo es lo bastante importante para exigirnos que intentemos conseguirlo sin flaquear, sin rendirnos a la tentación de dejar de esforzarnos ni a la tentación de dejar de insistir en que se apliquen salvaguardias vitales y responsables.

Por consiguiente, aprovecho esta oportunidad para anunciar dos decisiones importantes en este sentido.

La primera: el Presidente Khrushchev, el Primer Ministro Macmillan y yo mismo hemos acordado iniciar en breve debates de alto nivel en Moscú, con el objetivo de alcanzar un acuerdo temprano sobre un tratado exhaustivo de prohibición de ensayos nucleares. Debemos templar nuestra esperanza con la precaución de la historia, pero nuestra esperanza es la de toda la humanidad.

La segunda: para dejar clara nuestra buena fe y nuestras convicciones solemnes sobre el tema, declaro en este momento que los Estados Unidos no tienen intención de realizar ensayos nucleares en la atmósfera mientras que otros estados no lo hagan. No vamos aser los primeros en reanudarlas. Esta declaración no sustituye a un tratado vinculante formal, pero espero que nos ayude a conseguirlo.Ese tratado tampoco sustituirá al desarme, pero espero que nos ayude a conseguirlo.

Por último, conciudadanos míos, vamos a revisar nuestra actitud respecto de la paz yla libertad aquí, en nuestro país. La calidad y el espíritu de nuestra propia sociedad deben justificar y respaldar nuestros esfuerzos en el extranjero. Deben estar patentes en la dedicación de nuestras propias vidas, como muchos de ustedes que se gradúan hoy tendrán la oportunidad singular de hacerlo, sirviendo como voluntarios en el Cuerpo de Paz en el extranjero o en el National Service Corps aquí, en casa.

Pero dondequiera que estemos, todos nosotros, en nuestra vida diaria, debemos vivir de acuerdo con la convicción ancestral de que la paz y la libertad van de la mano. En demasiadas de nuestras ciudades hoy, la paz no está asegurada porque la libertad es incompleta.

Es responsabilidad del poder ejecutivo en todos los niveles del Gobierno (municipal, estatal y nacional) proporcionar y proteger esa libertad para todos nuestros ciudadanos por todos los medios al alcance de su autoridad. Es responsabilidad del poder legislativo en todos los niveles, cuando esa autoridad no sea suficiente, asegurarse de que lo sea. Yes responsabilidad de todos los ciudadanos en todos los sectores de este país respetar los derechos de todos los demás y respetar la ley del territorio.

Todo esto no carece de relación con la paz mundial. Como las Escrituras nos dicen, «Cuando los caminos del hombre son gratos a Yavé, aun a los enemigos se concilia». ¿Yno es la paz, en definitiva, básicamente una cuestión de derechos humanos, el derecho de vivir nuestra vida sin temor a la devastación, el derecho de respirar el aire tal ycomo nos lo proporciona la naturaleza, el derecho de las generaciones futuras a una existencia saludable?

Al mismo tiempo que procedemos a salvaguardar nuestros intereses nacionales, salvaguardemos también los intereses humanos. Y la erradicación de la guerra y las armas redunda claramente en interés de ambos. Ningún tratado, con independencia de lo ventajoso que sea para todos, con independencia de lo estrictamente que se haya redactado, puede proporcionar seguridad absoluta contra los riesgos del engaño y la evasión. Pero sí puede, si es lo bastante eficaz en su aplicación y lo bastante ventajoso para los intereses de sus firmantes, ofrecer mucha más seguridad y muchos menos riesgos que una carrera armamentística incesante, descontrolada e imprevisible.

Los Estados Unidos, como el mundo sabe, jamás iniciarán una guerra. No queremos una guerra. En este momento, no esperamos una guerra. Esta generación de estadounidenses ya ha tenido suficiente, más que suficiente, de guerra, odio y opresión. Estaremos preparados si otros la desean. Estaremos alerta para intentar detenerla. Pero también pondremos de nuestra parte para construir un mundo en paz donde los débiles estén seguros y los fuertes sean justos. No estamos indefensos ante esa tarea ni carecemos de esperanza respecto a su éxito. Con confianza y sin temor, trabajamos, nohacia una estrategia de aniquilación, sino hacia una estrategia de paz.